Etiqueta: creer

emociones

FASES EMOCIONALES QUE TODOS VIVIMOS

¿Sabías que tu sentir  actual tiene solución?, ¿Qué lo que sientes puede ser transformado  y qué a medida que evolucionas te conectas con el auténtico amor que todo lo entiende y sana?

El miedo es lo opuesto al amor.

Si consideramos las emociones dentro de una escala de vibraciones, el miedo es la vibración más baja y el amor es la vibración más alta.

El miedo es una emoción que se genera para nuestra supervivencia de forma natural en nuestro cerebro, pero cuando no está justificado tener miedo nos puede paralizar o hacer huir de una situación. Cuando estás en esta frecuencia vibracional te sientes bloqueado y te impide avanzar.

En este momento las personas tenemos mucho miedo al futuro. La sociedad nos vende miedo por todos los sitios, constantemente nos hablan de problemas, dificultades y sin darnos cuenta nos dejamos arrastrar por la vibración baja del miedo. Nos dejamos paralizar por el miedo a la enfermedad, a la falta de trabajo, a las dificultades familiares…

La vibración del miedo hace que no tengamos ilusión, ni confianza, nos frena y no nos deja fuerzas para avanzar, no podemos pensar con claridad, nos aparta del pensamiento y emociones positivas, nos aleja de la autoestima, de la intuición, sabiduría interior, del amor que somos y nos impide ser nosotros mismos.

                                    Si tienes miedo te pierdes media vida.

 

En la misma escala emocional está la depresión.

El nivel de vibración es tan bajo que no tienes fuerzas para vivir, no tienes ilusiones e incluso “disfrutas” maltratándote, te ves arrastrado por impulsos de hacerte daño o castigarte de forma inconsciente. El amor a ti mismo es tan bajo, que vivir cuesta.

En nuestra escala evolutiva de emociones después del miedo está la ira.

La ira presenta una frecuencia vibracional más elevada que el miedo y depresión. Cuando estás en ira estás defendiendo tus propios intereses y estas empezándote a amarte un poco más.

La ira se presenta en el sistema límbico cuando vas a perder algo, cuando sientes que te intentan quitar la razón o poder, cuando te quieren arrebatar algo que consideras justo, cuando quieres reivindicar tu personalidad… Es una forma de supervivencia que tiene nuestro cerebro para defender nuestros intereses o lo que es nuestro.

Así que bienvenida  la ira que nos ayuda a salir del miedo y depresión.

 

A medida que vamos evolucionando la ira se transforma en  esperanza.

En cualquier situación que tenemos en la vida primero se presenta ese miedo, la ira y luego surge la esperanza. Puede ser un conflicto laboral, un problema matrimonial, una enfermedad o una dificultad que estás viviendo.

Cuando estás en ese estado vibracional de esperanza, tu energía sube dentro de ti y esperas que las cosas se resuelvan en tu vida, hay una cierta esperanza en que todo vaya adecuadamente. Empiezas a tomas conciencia de tu problema y tu vibración interior empieza a sentir ilusiones, estás más animado, parece que todo va a ir bien.

 

Y luego viene la frustración.

Si te has ilusionado mucho en tus proyectos y no se cumplen en la medida que tú consideras qué debe haberse realizado, si tienes baches en el camino en los que parece que retrocedes, si la impaciencia te impide seguir confiando, entras en ese estado de frustración.

No desesperes

          La frustración es un avance en tu evolución y forma parte del camino hacia el amor.

En la vida todo tiene su ritmo “2 pasos para adelante y uno para atrás”. Cuando estás atrás te parece que no has avanzado, sin embargo, ya has dado muchos pasos.

Debes aprender a tener confianza, a trabajar con coraje en ti mismo, en tu desarrollo personal para seguir avanzando en el proceso de vibración de tus emociones.

 Y pasas a la siguiente etapa de la escala vibracional, el creer.

Empiezas a creer que las cosas se pueden conseguir, que puede haber cambios en tu vida, que puedes lograr aquello que te propongas. Empiezas a practicar que “lo que crees creas” y vas tomando conciencia que aquello que crees de una forma firme, puedes crearlo en tu realidad de vida.

Estás en una fase vibracional de creencia y de creación, prácticas muchos momentos en tu vida el pensamiento positivo y observas como tus creaciones han tenido resultados importantes en ti y en tu entorno.

Cuando estás en esta fase también hay retrocesos y momentos en los que te frustras, desesperas, tienes ira o miedo, pero rápidamente vuelves a la creencia. Ya has experimentado el poder de creer y el amor que sientes es tan grande, que te impulsa a seguir avanzando en la escala de las emociones.

 

La siguiente etapa evolutiva  es el saber.

Ya no sólo lo crees, sino que sabes que eso es así, ya has experimentado muchos momentos en los que cuando tú estás bien todo cambia, e incluso sabes que tu vibración afecta a todo el planeta. Has experimentado las leyes del Kybalión y te conviertes en cocreador porque tú sabes que lo que crees, creas. En el saber, te conectas con la energía de la unidad del planeta y sabes que todos somos UNO y te sientes conectado con la frecuencia vibratoria del universo y los espacios multidimensionales.

 Y a medida que sabes que eres creador te conectas con  la confianza plena en ti y en la vida.

El problema fundamental de esta sociedad es la falta autoestima o confianza. El miedo social nos bloquea, los problemas que escuchamos en los medios de información nos debilitan y nos bajan nuestra vibración. Entramos en ese miedo y perdemos nuestra confianza, la confianza en ese futuro, en la vida y la fe en Dios.

Todos sabemos que una persona con autoestima alta y confianza mueve el mundo. Muchas personas con confianza y autoestima que vibran muy alto pueden hacer transformaciones importantes incluso a nivel planetario.

 

Y cuando la vibración de la confianza es muy elevada comienzas a experimentar el amor.

 Cuando vibras en el amor te das cuenta de que todo lo puedes, todo lo cambias, todo puede transformarse, te unes a la frecuencia de vibración del planeta y del universo, te conectas con la UNIDAD Y AMOR INCONDICIONAL.

Puedes tener bloqueos o dificultades en el camino, pero te conectas de nuevo con la energía del creer, saber y confiar. Tus electrones en este nivel vibran a gran velocidad, generando fotones de luz que irradias a tu alrededor y que los demás pueden observar en ti con un aspecto más luminoso y saludable.

Ya no sólo crees y sabes, sino simplemente eres amor.

 

Sientes la energía del amor como la unidad total del todo con el todo.

Te sientes uno y reconoces que lo que haces por ti lo haces por la humanidad, el planeta y el universo entero.

Sientes el amor de cada ser humano, de cada persona independientemente de los errores que haya cometido en esta vida.

Sientes cómo sale del centro de tu corazón un rayo de amor que te hace conectar con el amor compasivo por toda la humanidad.

Dejas de sentir pena y lástima y sientes el amor de la veracidad.

Ves los problemas y las dificultades como oportunidades para la transformación plena y el reencuentro con quien realmente eres.

Cuando observas, ves más allá de tu enfermedad, del conflicto emocional y mental, te ves a ti y al otro como un ser humano que está experimentando y aprendiendo a amar, en las diferentes etapas de la vida qué son necesarias para despertar la divinidad que llevamos dentro.

Ya no sufres por los acontecimientos sociales sino que envías amor, no pena ni lástima; envías luz a cada lugar, sitio, a las diferentes partes del planeta, porque sabes que la única fuerza que todo lo mueve es el amor.
Pones tus problemas y dificultades en la bandeja de la solución para que solo la luz y la paz reconozcan esas dificultades y lo impregnen de luz y de amor.

Te conviertes en mago, tú creas tú realidad desde esa frecuencia alta del amor que eres, en conexión con la fuente divina, con tu presencia divina Yo Soy, con tu Yo Superior, con tu maestro interior.

Tienes experiencias de vida, alegría, paz, positividad, fuerza e ilusión.
Conectas con tu espíritu, con tu Yo Superior a través de ese amor a ti para conectar con la fuente divina.

El amor que sientes por ti y por todos, incrementa la luz en tu familia, en el planeta, en el universo.

El amor en esta medida es capaz de mover montañas, una sola persona en esta frecuencia vibracional de amor es capaz de cambiar incluso el clima.

Cuando oramos juntos o meditamos para ayudar a determinadas personas o partes del mundo en esta frecuencia de vibración de amor compasivo, se producen verdaderos milagros, activando la capa de la sanación en las personas y ayudando a aumentar la energía del planeta”.

 

Extraído del capítulo 9 del libro APRENDER A AMAR. OLIVA ABAD SANTOS.

 

¿Quieres saber más de cómo conectar con el amor dentro de ti y cambiar tu vida? Disfruta de la lectura y transformación interna que se produce con este libro.  Contacta con Oliva 670388046.

Te incluye 47 meditaciones con música de alta frecuencia vibracional que te transportarán a tu ESENCIA,  a tu YO SUPERIOR.